Campo de trabajo Aduna-Asteasu-Zizurkil: trincheras de la memoria

16/07/2014

Los medios de comunicación han visitado el campo de trabajo Gerra Zibila 1936-1937. Erresistentziaren oroimena eta aztarnen bila, una iniciativa organizada por La Sociedad de Ciencias Aranzadi, la UEU, Udalbiltza, la UPV/EHU, los ayuntamientos de Aduna, Asteasu y Zizurkil y la Diputación Foral de Gipuzkoa. Allí, 19 jóvenes voluntarios están investigando las trincheras existentes durante la Guerra Civil y recogen testimonios sobre este periodo histórico.

En la visita han participado representantes de todas las entidades promotoras del proyecto: el historiador de Aranzadi Javi Buces; el director de UEU Iñaki Alegria; la presidenta de Udalbiltza Mertxe Aizpurua; el alcalde de Aduna Josu Amilibia, la alcaldesa de Asteasu Maria Pilar Legarra y el alcalde de Zizurkil Joxe Mari Luengo; el Diputado General de Gipuzkoa Martin Garitano; y Marina Bidasoro,Directora General de Derechos Humanos y Memoria Histórica de la Diputación Foral de Gipuzkoa.

Gerra Zibila 1936-1937. Erresistentziaren oroimena eta aztarnen bila, se está llevando a cabo entre el 7 y el 20 de julio en Aduna, Asteasu y Zizurkil (Gipuzkoa). En él participan 19 jóvenes de toda Euskal Herria y con su labor quieren indagar, recuperar y trasmitir las atrocidades acaecidas durante la guerra y la posterior dictadura, para que los represaliados no caigan en un olvido colectivo.

Los jóvenes ya han terminado de adecentar la trinchera de Marea en la zona de Belkoain, y se preparan para limpiar una segunda. Para complementar el trabajo de campo, expertos de Aranzadi han impartido charlas sobre la Gerra Civil. El historiador Mikel Errazkin habló sobre la importancia de recuperar la memoria histórica; Karlos Almorza ofreció una visita guiada por diversas trincheras mientras explicaba los acontecimientos que sucedieron en la zona; y el antropólogo forense Paco Etxeberria explicará las labores de exhumación que realiza junto a su equipo.  Además, se han organizado excursiones a Elgeta, Ezkaba o Urbasa, entre otros lugares.

El sistema de defensa Saseta

El lugar en el que se realiza el campo de trabajo se conoció como el sistema de defensa o punto de resistencia Saseta durante agosto y septiembre de 1936, ya que fue en esta zona de Aduna, Asteasu y Zizurkil donde los milicianos vascos se enfrentaron a las tropas franquistas tras la caída de Tolosa el 11 de agosto de 1936.  Aunque la memoria histórica del lugar se ha borrado, hubo un gran enfrentamiento que causó alrededor de cien víctimas documentadas hasta ahora.

Mientras los muertos del bando franquista fueron recuperados y enterrados, los combatientes del sistema de defensa Saseta no tuvieron esa suerte. Muchos documentos apuntan a que las primeras víctimas nacionalistas se produjeron aquí.  El investigador Karlos Almorza, basándose en nuevos documentos, apunta a que las trincheras de centenares de metros fueron construidas por Saseta y miembros del PNV en Asteasu y Zizurkil, y que el asteasutarra y Capitán del Eusko Gudarostea Domingo Usandizaga fue el encargado de esta labor.  Los testigos que vivieron aquella época corroboran esta información, aunque la autoría de alguna de las trincheras de la zona de Aduna no está del todo clara.

La labor arqueológica de Aranzadi en cambio es clara y confirma lo recogido en la documentación histórica, ya que se han encontrado balas y material en aquellos lugares donde se identificaban posibles trincheras. Los arqueólogos de Aranzadi, junto a voluntarios, han conseguido catalogar estas trincheras a lo largo de los tres municipios, reconstruyendo así el sistema de defensa Saseta.

Trincheras únicas

En primer lugar, las medidas de las trincheras eran considerables; en segundo lugar, el sistema de defensa fue eficaz ya que el bando franquista tuvo muchas dificultades para penetrar a través de ellas. El batallón Arapiles, por ejemplo, dirigido por Cayuela y que venía desde Estella, llegó a Aduna, Zizurkil y Asteasu el 16 de agosto y no pudo avanzar en 35 días a causa del sistema de defensa Saseta.

Además, las trincheras estaban perfectamente comunicadas entre sí, lo que incrementaba su efectividad defensiva. Desde algunos puntos de las trincheras se podía observar el sistema de defensa por completo, por lo que se deduce que allí se apostaban los responsables.

Por último, en los árboles próximos a Zaratekoaitz se han realizado labores de documentación y registro de planos y marcas; la investigación sigue abierta, pero teniendo en cuenta la ubicación y la edad de los árboles y contrastándola con planos históricos, se puede deducir que los restos pertenecen a las trincheras de la Guerra Civil.

Aiurri astekariaren bideoa (euskaraz)

Zientzia elkartea · Society of sciences · Sociedad de ciencias · Société de sciences

Gipuzkoa.net