El temporal destruye las plantas amenazadas del Biotopo Protegido de Iñurritza

04/02/2014

El temporal que hemos sufrido el fin de semana en la costa vasca ha traído la desolación a numerosos puntos. Han sido varios los puertos, centros urbanos y otras infraestructuras que han sufrido daños importantes. Pero además de al ser humano, también ha afectado a la flora y vegetación de la costa, siendo el Biotopo de Iñurritza (Zarautz) el que ha sufrido mayores daños.

El Biotopo de Iñurritza es una de las áreas de mayor importancia de la costa vasca por su riqueza biológica. Podemos encontrar varios hábitats incluidos en el Anexo I de la Directiva Hábitat y 13 especies incluidas en el catálogo vasco de especies amenazadas (5 de ellas en peligro de extinción). Entre otras, destacan las especies Alyssum loiseleurii subsp. loiseleurii y Galium arenarium. Ambas cuentan con una sola población en la Península Ibérica, en Iñurritza precisamente, y en las últimas décadas han sufrido un fuerte retroceso por culpa de la acción humana. Alyssum loiseleurii vive en las dunas terciarias o grises que se desarrollan en la parte trasera de las dunas, la zona más estable y protegida. Galium arenarium sin embargo, vive en las dunas primarias y secundarias, mucho más inestables y expuestas al viento y las mareas. Es precisamente Galium arenarium la especie que ha sufrido con mayor virulencia el temporal. Todavía es pronto para cuantificar cuántos ejemplares han desaparecido, pero viendo como ha quedado en lugar donde vive, podemos afirmar que han desaparecido casi todos los ejemplares que conocíamos de Galium arenarium.

En 2013 el Departamento de Botánica realizó un estudio sobre la situación de Galium arenarium y quedó patente el declive que estaba sufriendo. La razón, por lo menos en parte,  podría estar en el tipo de gestión que se da en la zona del golf, ya que en las últimas décadas prácticamente ha desaparecido dentro de la zona del Golf de Iñurritza. Además, el escasísimo número de ejemplares que con los que cuenta la población (19 según el último conteo) limita su capacidad de respuesta ante cualquier alteración, haciéndola especialmente vulnerable.

El año pasado al mismo tiempo que se realizaba el estudio, el Departamento de Botánica, recolectó semillas de la planta que se custodian en el laboratorio de Fraisoro. Ahora esas semillas pueden ser la última esperanza para que esta especie no desaparezca de nuestras playas.

Zientzia elkartea · Society of sciences · Sociedad de ciencias · Société de sciences

Gipuzkoa.net